martes, 25 de agosto de 2009

La Gestapo en San Pedro




En la foto podemos ver a Heinrich Himmler,nombrado por Hitler jefe de la Gestapo en 1933 y a través de las SS controló los campos de concentración y el conjunto de la policía alemana en 1936. A su lado de guía turístico en Barcelona en Marzo de 1939 vemos al General franquista Luis Orgaz consejero nacional de FET y de las JONS.

En los tiempo que San Pedro de Cardeña fue un campo de concentración,la gestapo nazi “visitó” a los prisioneros. Además hubo nazis posteriormente y no como prisioneros,sino escondidos tras el descalabro nazi en la II Guerra Mundial. Con total impunidad y complicidad de Franco,como de la jerarquía católica.
Como se puede demostrar en un telegrama que prueba esta complicidad con los interrogatorios. Los testimonios de los prisioneros supervivientes de San Pedro. Además de las “liberaciones”,entregas,en la frontera Francesa ya ocupada por los Nazis de ex-prisioneros de San Pedro,aunque a esas alturas se encontraban principalmente en el Campo de Concentración de Miranda de Ebro . Tras ofrecerles voluntariamente retornar a sus países de origen y rechazada por estos prisioneros. Estos principalmente Alemanes y Austriacos acabaron en Campos de Concentración Nazis,documentado en archivos internacionales contra el holocausto. Aunque en otro artículo trataremos el caso del Irlandés Frank Ryan. El preso más importante de San Pedro,según Franco,y muerto en Alemania el 1944.

Desde el 4 de Abril de 1938,que el Cuartel General del Generalísimo designó a San Pedro de Cardeña como el lugar “...donde deberán concentrarse todos los prisioneros de nacionalidad extranjera en nuestro poder y que en lo sucesivo sean en poder de las fuerzas Nacionales.” Así como que se concentren en este los dispersados por otros campos. AGMA,C.1212,Cp.67,D.1/1.

Intentando poner freno a las ejecuciones indiscriminadas de voluntarios antifascistas a manos del ejercito franquista. Presionados por los Gobiernos Italiano y Alemán,para ser estos prisioneros utilizados para intercambios por presos fascistas extranjeros en manos de la República.
También el 17 de Octubre de 1938 el Cuartel General notifica al General Jefe del Ejercito Norte en un telegrama de carácter reservado,”A fin de que los prisioneros de lengua alemana capturados por nuestras tropas puedan rápidamente ser interrogados con fines de investigar sobre sus posibles actividades comunistas en su país de origen,dispondrá V.E. Que con urgencia y sin ser mezclados con otros grupos de prisioneros,sean enviados al Campo de San Pedro de Cardeña." Se puede comprobar por los testimonios de ex-presos de San Pedro,que los carceleros franquistas desconocían que en Irlanda o Gales,se hablara Inglés. Uno de los sargentos conocía el idioma nacional de Filipinas,pues estuvo destinado allí. Pero su desconocimiento total de idiomas y cultura era supino,utilizando presos internacionales como jefes internos de planta. Cosa diferente a los agentes de la Gestapo,que conocían varios idiomas además de una extensa cultura general. Muy preparados para los interrogatorios.

Ya antes en Abril de 1938 la Gestapo interrogó a todos los Alemanes y Austriacos. Buscando principalmente a comisarios,oficiales y comunistas. A los que Hitler consideraba como sus más peligrosos enemigos. También otros destacados voluntarios de otras nacionalidades estaban expuestos.
Pero sin lugar a dudas ninguno se enfrentaba al peligro incomparable al que se encaraba el alto, delgado y canoso Arthur Karlsson. Cuando Hitler llegó al poder y ilegalizó el PC Alemán, Karlsson trabajó clandestinamente en la Alemania Nazi. Ordenado a marcharse por el PC,el escapó saltando los obstáculos de la Gestapo. Trabajó en la Unión Soviética hasta la sublevación fascista,cuando vino a España como un comandante de tanques. Capturado junto con una veintena más en el frente de Madrid,golpes y tortura,de los cuales fue el único superviviente,había vuelto su pelo blanco. Asumiendo el nombre de Arthur Karlsson,afirmando ser Sueco. Cuando llegó a San Pedro,perfecciono su Sueco a fondo con la ayuda de prisioneros Suecos. Sabían que se enfrentaba a la muerte si su identidad era descubierta por la Gestapo.
Cada uno sabía que diría. La mayoría estaba en los veinte,y valoraba altamente sus vidas,esperando retornar con sus familias y su entorno para continuar su lucha contra el fascismo y por la democracia. Con todo no querían dañar a la República,las Brigadas Internacionales o sus compañeros presos.
El Comité de la Casa,organización clandestina de los internacionales,propuso directrices: Asumir la graduación en privado,solo los nombres de los oficiales muertos,negar la afiliación Comunista,expresar las convicciones antifascistas,y no hacer ninguna declaración despectiva sobre la República o las Brigadas Internacionales. Contestar a la preguntas sobre tú mismo inofensiva mente; no dar información sobre ninguno otro. Su libertad dependía del apoyo de la gente antifascista del mundo. Cualquier ayuda a los fascistas debilitaría esa ayuda y sería desleal con nuestros muertos.
Cada miembro del Comité de la Casa pasó esta información verbalmente a los dirigentes de su nacionalidad,y ellos lo volverían a pasar a la gente clave.
Los agentes de la Gestapo sabían Inglés bien. Cada Alemán y Austriaco(o cada prisionero sospechoso de serlo) fueron interrogados durante medio día,mientras el resto serían interrogados durante una hora. Cada nacionalidad fue llamada por orden alfabéticamente.
Los Alemanes estuvieron interrogando en una pequeña habitación cerca de los cuartos de los guardias,mientras que los angloparlantes fueron interrogados en una pequeña habitación cerca del cuarto del comandante. El principal interrogador sentado detrás una pequeña mesa de madera con una silla en frente del prisionero. Un segundo interrogador de pie,o sentado en otra silla. Ambos usaban ropa civil.
No se presentó ninguna violencia física el primer día. Los agentes que interrogarron a los prisioneros angloparlantes estaban bastante bien informados sobre USA y Inglaterra para hacer tropezar a cualquier que simulara ser ciudadano Británico o Americano. Su mayor preocupación era encontrar principales antifascistas Alemanes o Eslavos.
Mostraron fotos de pueblos y ciudades devastadas,preguntaron si estaban de acuerdo con estos daños causado por el gobierno de la República. Algunos reconocieron el daño infligido por el bombardeo y artillería fascista,los cuales llevaron a enérgicas discusiones entre la Gestapo y los prisioneros. Peguntaron a identificar fotos de Marx,Lenin, Stalin y Trotsky,muchos prisioneros dijeron no saber quienes eran o dieron respuestas erróneas.
Finalmente fueron llevados al campo en el lado norte del Monasterio. Allí los ordenaron desnudarse,atados con un trapo sobre el trasero y formado en linea en frente de la mesa en la cual había varios calibres. Detrás de la mesa sentado un agente de la Gestapo con un gran libro. Cada prisionero fue identificado,un asistente usando los calibres gritó la altura, la anchura,dimensiones del cráneo,distancia entre los ojos,largura de la nariz,descripción del color de piel,tipo de cuerpo,heridas y cicatrices y algunas incapacidades.
Lo siguiente,cada prisionero fue conducido a estar de pie en frente de una cámara,de perfil y cada lado,así como un primer plano de la cara. Ahora estaban “científicamente” clasificados.
Arthur Karlsson no retornó durante varias horas,temiendo lo peor. Cuando volvió,dijo que su pelo blanco había ayudado a convencer les que era Sueco,y además de,”Ellos no son muy inteligentes”.

En otras de las visitas posteriores de la Gestapo,otro voluntario Alemán no tuvo tanta suerte y una delación descubrió a Hermann Streit,de 28 años veterano en la lucha contra el fascismo,de fuerte corpulencia con anchos hombros,había sido comisario de batallón en un Batallón Alemán en Enero de 1937,hasta ser herido. Fue capturado con parte de la 3rd compañía de los Thaelmanns el 2 de Abril de 1938,pero no alcanzó San Pedro hasta principios de verano de 1938,teniendo que servir como un trabajador interino. Con la ayuda de los Checos de San Pedro, Hermann había preparado con cuidado un alias,Hermann Strumm,nacido en una parte Alemana de Checoslovaquia.
Cuando estuvo en frente de la Gestapo para los interrogatorios,les dio tranquilamente su alias. La reacción fue inmediata y fuerte. “Tu eres un mentiroso. Tu eres Hermann Streit. Den le un golpe y mándelo al calabozo”.
Hermann ahora sabía que uno de los prisioneros le había delatado. Fue retenido en el calabozo hasta que los agentes salieron para comprobar sus datos contra los archivos principales de 2 millones de nombres. Hermann fue entonces devuelto a los aposentos.

Fuentes: Archivo General Militar de Ávila
Prisoners of the Good Fight,escrito por Carl Geiser.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada