martes, 1 de septiembre de 2009

Reinhard Spitzy,capitán de las SS en San Pedro

Carnet falso expedido por el Gobierno Franquista para la huida del nazi Spitzy en 1948.
Spitzy moliendo harina en San Pedro de Cardeña en 1947.

Spitzy,Ricardo de Irlanda,junto a los monjes trapenses de San Pedro 1946 o 47. A la izquierda el P.Carlos,enfermero vizcaino y a la derecha el P.Bernardo,sacristán palentino.

Spitzy,nacido en Austria,ya con 24 años oficial de las SS y participo en 1938 en el golpe por el cual Alemania anexionó Austria. En España,ejecutivo ficticio de Skoda y espía destinado en Madrid. Llegó a en el verano de 1942 a Madrid. Como muchos espías destinados aquí se dedicaron principalmente al negocio y tráfico de wolframio. Este material era imprescindible para la industria de guerra nazi.
Tras el desembarco de los aliados en Francia en Junio de 1944,muchos espías desaparecen. El miedo,desesperación y la dirección que toma la guerra les obliga a poner pies de por medio. Con la escusa del verano,así no llamar la atención,sale de Madrid. Vende algunas cosas y se traslada a Santillana del Mar,un precioso y tranquilo pueblo de Cantabria. Se instala en una casa,el Palacio de las Arenas,de su esposa y junto a sus dos hijos.
La resaca de la fallida operación Walkiria,atentado fallido contra Hitler y varios de sus mandos,le toca de lleno. Recibe una visita de miembros de la Gestapo en Santillana. Con una orden de “Berlín para que les acompañe a Alemania”. Este responde hábilmente,“tengo una misión especial aquí y hasta que no la termine y reciba ordenes no puedo ni debo dejar mi puesto.”
El pasiego Spitzy entabla buena relación con Eduardo Rodríguez Agudo,párroco de Santillana. El astuto espía conoce a la perfección el poder y influencias de la iglesia en España.
Al finalizar las navidades de 1944 se traslada al Palacio de Iñigo López de Mendoza, Marqués de Santillana. Como nueva tras los arreglos invertidos de la venta de sus últimos bienes, entre ellos un coche BMW,vajillas,un rifle y la anterior venta de la casa de Madrid.
Mientras esta obra se hacía,optaron por instalarse en la casa parroquial de Eduardo Rodríguez. Monto un taller de restauración de muebles,en el vecino pueblo de Cabezón de la Sal,con un socio. Este conocido falangista Jesús González Junco y el pasiego Spitzy iban, “por los pueblos y compraba magníficas puertas antiguas que luego restaurábamos y vendíamos.” Según Spitzy.
Ya en el más de Abril de 1945,todavía en la casa del párroco,le citan para una reunión. Con motivo del final próximo de la guerra. “Un nuevo viaje a Madrid era demasiado arriesgado. Tenía asumido que mi misión en España había terminado.”
En Agosto se muda a su casa arreglada y terminada. Con el final de la II Guerra Mundial y la rendición llega la casa de nazis por toda Europa,con el pánico encima de Spitzy. Tropas Estadounidenses habían entrado en la Embajada Alemana en Madrid y parece no se habían destruido completamente todos los documentos secretos.
Ya en 1946 en los primeros meses se refugia en el seminario de la Universidad de Comillas. Totalmente obsesionado por la persecución de los servicios secretos Americanos y Británicos. Su nombre aparecía en la lista de los 100 más buscados y con domicilio en Santillana.
El 4 de Marzo de 1946 cenando junto a su protector,el cura Eduardo,le llega un telegrama. Este dice “la tía esta enferma”,un telegrama cifrado de Max Hohenlohe de Madrid. Un hombre muy relacionado con el Ministerio de Asuntos Exteriores y amigo personal suyo. La confirmación que su nombre esta en esa lista que buscan los aliados. Despidiéndose de su familia,se refugia en Oreña y en la casa Rectoral. Todo con la complicidad del párroco David Ruiz Rabre.
En el Verano se traslada a la colegiata de Santillana. Pero la cercanía a su familia es demasiado peligroso y los curas Eduardo y David buscan un nuevo escondite. Una reunión con el Abad del Monasterio de Cobreles. Este propone su traslado a un lugar más apartado y seguro,el Monasterio de San Pedro de Cardeña.
En este mismo lugar,pocos años antes compatriotas suyos,presos Austriacos y Alemanes fueron interrogados, torturados,recluidos,asesinados y finalmente entregados a los Nazis. No sin antes a ver los explotado en Batallones de Trabajadores. Ahora en este monasterio daban refugio a uno de los nazis más buscados en la lista de los 100 por los Aliados.
A sus 35 años Spitzy,a partir de ahora Ricardo de Irlanda,se vistió de cura y con la inestimable colaboración del Abad de San Pedro,Carlos Azcárate,organiza su llegada. Ricardo es presentado a la comunidad y se adapta a la perfección. Vida monacal,trabajos en el huerto,panadero oficial,rezos y mucha lectura. Así paso su tiempo en el monasterio,también recibió discretas visitas de su familia.
En otoño de 1946,la presión de los aliados que tenían estrangulado al régimen franquista con el bloqueo de bienes imprescindibles como el petroleo,cereales. Hacen que se deporten 1000 sospechosos de haber colaborado con el régimen nazi,ninguno de estos de gran relevancia. Aún así el peligro estaba más que latente.
En Enero de 1947 otra vez el Abad de San Pedro sale a su rescate y trama una obra de teatro. Ya que en los monasterios hasta las paredes hablan. El guion es de obra teatral para tramar su desaparición. Ricardo,ante el resto de la comunidad monacal,se arrodilla ante el Abad y confesó públicamente su repentina perdida de vocación. Despidiéndose del resto.
De madrugada regreso y el Abad esperando le,lo esconde en la torre románica de San Pedro. Ahí paso el frío invierno,junto con varios clásico como el Lazarillo de Tormes y otros.
En Abril a instancias y aconsejado del Abad,regreso a la vida monacal. Ya que el cerco contra los nazis refugiados se había relajado. Volvió a recluirse de nuevo en Santillana mientras solucionaba su futura estancia.
Con planos militares que tenía de su etapa de trabajo en Skoda financió su huida. La venta de estos,la ayuda inestimable de la iglesia y la falange hicieron el resto. Trasladado por los propios sacerdotes y disfrazado de cura hasta Bilbao.
Con su nueva identidad Andrés Martínez López,carnet de guardia de Franco y miembro de la FET y JONS,domiciliado en Santander. Antes un militar Argentino Vélez,en Madrid,había arreglado su refugio en Argentina. El refugio preferido por los nazis el la Argentina de Perón.
El 11 de Julio de 1948 uno de los nazis más buscados franqueó todos los controles del puerto de Bilbao. Embarcó en un barco de la Naviera Aznar,el buque Monte Urbasa y zarpo a Buenos Aires. Donde arribó el 25 de Agosto,viviendo feliz y tranquilo.
En 1958 regresó a su país natal donde se refugió en un pequeño pueblo,donde murió al final de los años 90.

Fuentes: La lista negra. Los espías nazis protegidos por Franco y la Iglesia. José María Irujo. Editorial Aguilar.
Otras fuentes del autor del blog.
Fotos del álbum familiar de Spitzy.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada